viernes, 24 de octubre de 2008

Carlos ayúdame a entender; por José Manuel Martin Medem


Te agradezco, Carlos, que me regañes cariñosamente porque por lo menos tu airada diatriba (SOLUCIONES DESDE LA INOPIA/Carlos Tena/REBELIÓN/24 de octubre) contribuye a lo que me interesa: hacer posible un debate sobre la democratización del socialismo cubano.


Aseguras que no he entendido lo más importante sobre la Revolución Cubana.

Te pido, como amigo, que me ayudes a entenderlo.

Ya me has regañado bastante. Ahora dame argumentos.


Me gustaría entender por qué hay que considerar como socialismo:

- el paternalismo autoritario de quien sigue elogiando a Corea del Norte,

- la convocatoria con ¡siete años de retraso! del Congreso del Partido Comunista de Cuba,

- la imposición de unos medios de comunicación que manejan como propietarios

cuando deberían ser un servicio público bajo el control social,

- el poder político, económico y social de las FAR,

- las prohibiciones para entrar y salir de la isla,

- la consideración constitucional de 'irrevocable' para un sistema cuya recuperación hacia el socialismo se reclama desde el propio PCC,

- la 'proclividad delictiva' como arbitrariedad para la penalización,

- el gasto de recursos comprando alimentos en EEUU en vez de haberlos invertido en la producción nacional

- y, sobre todo, que se convoque a un debate nacional que los medios no reflejan y que no se admite ni en la Asamblea Nacional ni en el bloqueado Congreso del PCC.

No voy a repetir lo que tantas veces he dicho y he escrito sobre las agresiones terroristas de EEUU contra Cuba. Pero me gustaría que el valor del pueblo cubano y la solidaridad que merece no fueran incompatibles con una auténtica democracia (¡no como la de EEUU y la UE!) sin la que el SOCIALISMO no lo es.

1 comentario:

Paulus dijo...

Bien, gracias por interceder a favor de los que estamos en contra. En contra de que se siga caminando hacia el capitalismo monopolista de estado y se le llame a eso socialsta.
Sin embargo, y esto es bueno, acabarás como nosotros que parecemos los sin bandera.
Decía que era bueno, porque en el algún lugar del futuro, las cosas van a cambiar y la gente verá que el socialismo sí es posible; pero que nunca lo será si hacemos y repetimos lo que está mal, lo que no es socialismo y sí es control extremo, siencio y edulcorantes artificiales.
Salud, Medem. Gracias por militar.